Asistencia remota
Consulta tecnica

Ver todas las noticias


clave-de-acceso
HISTORIAL
  • QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE LA CONSULTORÍA INFORMÁTICA PARA EMPRESAS
  • TIPOS DE VIRUS INFORMÁTICOS
  • VELOCIDAD DE CONEXIÓN: CÓMO COMPROBAR LA VELOCIDAD DE INTERNET
  • GESTORES DE CONTRASEÑAS: QUE SON, COMO Y CUANDO USARLOS
  • ¿QUÉ OPORTUNIDADES OFRECE EL RENTING TECNOLÓGICO A LAS EMPRESAS?

LA IMPORTANCIA DE LAS CLAVES DE SEGURIDAD

La pereza, el desconocimiento o una extremada confianza son los motivos por los que aún haya personas que utilizan claves de seguridad como “123456”, “qwerty” o “pedro21061971”, contraseñas extremadamente peligrosas porque no cuentan con ninguna seguridad. 

Si esto ya puede ser un problema a nivel particular, a nivel empresarial sería un auténtico desastre, aunque queramos pensar que nadie de una empresa puede llegar a tener esa clave, especialmente si es de un fichero donde hay datos sensibles, sería toda una irresponsabilidad.

¿Cómo sería una clave segura?

Estas claves son fácilmente hackeables por alguien que tenga conocimientos y herramientas para hacerse con ellas, por ello, siempre que el sistema lo permita, deben utilizarse claves alfanuméricas y con símbolos además de utilizar una diferente para cada programa o acceso. Por ejemplo, una clave así sería considerada como segura: “gH@1lpOj#b44_rst-“, pero seguro que muchas personas no la ponen porque lleva “demasiado tiempo” escribirla, poniendo en peligro la seguridad de la empresa.

Es muy recomendable hacer que la gestión de contraseñas sea la correcta, en todos los usuarios de la empresa. No se puede dejar nada al azar y confiar que teniendo una contraseña sencilla nadie va a atacarnos e intentar hacerse con nuestro trabajo, datos, etc. Hoy en día la violación de accesos y el robo de datos es una constante.

Lo que no se debe hacer con las claves

Nunca se debe anotar la contraseña en un archivo txt u otro soporte para guardarlo dentro del ordenador porque estaríamos invitando al intruso a entrar dándole la llave. Ni tampoco debemos guardarla en el correo o en el gestor de claves del navegador. Lo más recomendable es el uso de un gestor de claves que nos permita tanto almacenar como administrar todas las contraseñas o datos sensibles.

Hay que hacer hincapié en la fuerza y seguridad de las contraseñas, siempre usando caracteres alfanuméricos, mayúsculas y diferente simbología del teclado, siempre que el sistema lo permita, lo que hará que la clave aumente exponencialmente la dificultad para ser descubierta, incluso mediante la fuerza bruta.

Nunca hay que bajar la guardia en cuanto a seguridad informática, aunque se tenga un buen antivirus, éste no nos protegerá de un ataque específico que pueda intentar acceder a nuestro sistema y extenderse al de toda la empresa sin ser localizado. La clave debe convertirse en una rutina que hay que escribir siempre, solo nos llevará unos 10 segundos más o menos, pero sabremos que con un poco de esfuerzo la seguridad informática no estará comprometida por un error nuestro que fácilmente hubiéramos podido evitar.