Asistencia remota
Consulta tecnica

Ver todas las noticias


archivos-en-la-nube
HISTORIAL
  • QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE LA CONSULTORÍA INFORMÁTICA PARA EMPRESAS
  • TIPOS DE VIRUS INFORMÁTICOS
  • VELOCIDAD DE CONEXIÓN: CÓMO COMPROBAR LA VELOCIDAD DE INTERNET
  • GESTORES DE CONTRASEÑAS: QUE SON, COMO Y CUANDO USARLOS
  • ¿QUÉ OPORTUNIDADES OFRECE EL RENTING TECNOLÓGICO A LAS EMPRESAS?

¿EXISTE RIESGO AL ALMACENAR CONTENIDO EN LA NUBE?

Cada vez son más compañías y particulares los que suben gran parte de sus contenidos digitales a la nube, una tendencia que sigue creciendo a pasos agigantados aunque quizá no tanto como en sus inicios, pero que, aún así, merece que se le eche un vistazo, al menos en cuanto a materia de seguridad se refiere. ¿Realmente están seguros nuestros datos en la nube?

Partiremos de la base que todo parece muy seguro desde el principio dado que, dependiendo del plan que elijamos, sea gratuito o de pago, todas, o al menos la gran mayoría de empresas que ofrecen este servicio nos aseguran un 99,9 de uptime, algo indispensable hoy en día y que todos, tanto empresas como profesionales freelance o particulares, agradecemos.

Ahora hay que tener en cuenta el ancho de banda y la conectividad, aspectos que seguramente no vengan reflejados en la letra pequeña del contrato, lo que hace que aunque el equipo esté disponible el 99,9% de las veces que accedamos a él, puede que su ancho de banda no sea el más adecuado, pudiendo hacer que incluso no tengamos acceso a él.

¿Qué ocurre si se produce un borrado accidental o voluntario de datos?

Cuando tenemos almacenados muchos datos en la nube debemos tener en cuenta que la compañía que ofrece el servicio nos asigna un disco, pero si queremos cambiar parte de lo que tenemos almacenado a otro disco, el primer disco es reasignado por el sistema y pasa a categoría de “utilizable”, lo que hace que pueda ser asignado a un nuevo usuario o a otro que demanda más espacio, lo que puede producir un problema.

En cuanto a la seguridad ofrecida por los servicios cloud contra los ataques externos como pueden ser los DoS o denegación de servicio, hay que tener en cuenta que en este caso el propio ataque no es la principal de las cuestiones de las que deberíamos preocuparnos dado que cuando se contrata un servicio cloud se paga por cuestiones como los servicios disponibles, las transacciones que se soportan y también el ancho de banda.

Si nos quedamos con este último aspecto del ancho de banda, puede convertirse en un problema dado que cuando se produce un ataque DoS se consume un gran volumen de ancho de banda así como más memoria, CPU y en definitiva más recursos, lo que representa un notable aumento a la hora de pagar por este servicio de almacenamiento en la nube.

Otra cuestión a tener en cuenta son los aspectos legales que pueden darse dado que la empresa que nos suministra el servicio puede estar en Francia pero el datacenter del servicio encontrarse en Canadá, lo que hace que en caso de que suceda algo que lleve a un litigio pueda convertirse en un problema dado que la legislación es diferente en cada país.

Lo más recomendable en estos caos y para mantener la máxima seguridad en cuanto a la integridad de nuestros datos, es que tengamos una o varias copias de seguridad para curarse en salud y no tener problemas en este aspecto.